miércoles, 18 de abril de 2018

UN AMARILLO SOSPECHOSO DOBLA LA ESQUINA



¿Es pura coincidencia el contorno amarillo de Ana Karenina en este cartel alemán que hay en la esquina?, pregunta el politólogo en el bar.
¿Y la luz amarilla de los faros de la locomotora de vapor, no ven ahí algo sospechoso?, añade la vecina taxista.
Señoras y señores: ¡No será una alusión al lazo amarillo de los presos políticos!, advierte la cuñada del dentista, sospechando de cualquier amarillo que se le ponga por delante.
¡Uf, qué cruz!, contesta la sobrina de la peluquera.
El ultimo novio de mi madre no soporta el amarillo, indica la hija de la bibliotecaria.
¡Aquí todos son videntes, menos yo!, exclama la vidente del barrio. 
Estupefacción nacional e internacional: Afirma y sostiene Montoro que no hubo malversación ni viva la virgen el 1 de Octubre, indica el periodista en paro.
¡Marchando, otra cerveza y calamares a la romana!, exclama la dueña del bar.
¿Cerveza, calamares rebozados, no amarillean?, pregunta la hermana del informático, bromeando.
Para un color amarillo subido, los medios que hablan del amarillo en forma de lazo, apunta la nieta del anarquista.
Ponga un poema amarillo en su vida, recomienda el poeta romántico a la cuñada del dentista.
¡Indecente, si lo supiera mi marido!, replica la cuñada del dentista.
¡Uf, qué cruz!, repite la sobrina de la peluquera.
¡El horror, el horror, en el corazón de las tinieblas!, exclama un desconocido que pasa por la acera.
De un delito a otro, /  si no te gusta éste, tengo otro, / y tiro porque me toca, / como en el parchís o el juego de la oca, canta el humorista. 

Un amarillo sospechoso dobla la esquina.
Un graffiti en la pared: Las prisiones están construidas con piedras de la Ley; los burdeles, con piedras de la Religión" (William Blake).

sábado, 7 de abril de 2018

CIENCIA POLÍTICA EN EL BAR DEL BARRIO

'A la contra', per Ferreres 


Exiliados o fugados y la teoría de la relatividad espacio-tiempo, comenta el politólogo del barrio.
Entendido, dice el periodista en paro.
¿Entendido, qué?, pregunta la hermana del informático.
Querrá decir que todo es relativo y todo cambia según el tiempo, el lugar y el punto de vista, ¿no? indica la vidente.
Dicho en plata: todo es según el color del cristal con que se mira, añade la nieta del anarquista.
De una cárcel a otra, / y tiro porque me toca, / que es el juego de la oca, canta la sobrina de la peluquera.
No se hagan los listos, que el jarabe de palo no es relativo, y quien avisa no es traidor o traidora, advierte la cuñada del dentista.
Luego dirán..., asiente la vecina taxista.
¡Dirán, dirán, dirán, siempre diciendo y amenazando!, exclama la librera del barrio.
Para amenazas, las de mi madre a sus novios cuando no cumplen, bromea la hija de la bibliotecaria.
Hija, ¡tu madre parece Calamity Jane!, exclama el poeta romántico.
¡Tiene lo que hay que tener, con tanto farsante como hay!, replica la dueña del bar.
¡Y con máster!, exclama la vidente.
Se podrá decir más alto, pero no más claro, aquí y en Berlín, indica el humorista.



lunes, 2 de abril de 2018

LLEVAR O ARRANCAR LAZOS EN CATALUNYA



¿Por qué a muchos molesta e irrita el lazo amarillo de protesta a favor de los presos políticos?, lee en el móvil la hermana del informático.
Porque no hay presos políticos, niña, sino políticos presos, advierte la cuñada del dentista.
Políticos presos por razons políticas, no por mangonear con dobles contabilidades y comisiones. Luego, son presos políticos o políticos presos por causas o ideales políticos, replica el periodista en paro.
¡Mucho cuento!, exclama la vecina taxista.
¿Cuánto odio cabe en los trapos de las banderas, y cuánto pesa cuando una cae sobre la otra?, pregunta la hija de la bibliotecaria (que está haciendo un crucigrama, dice).
Depende de la cantidad de color y desprecio que acumules contra los otros colores, por cuestiones políticas, económicas y culturales, o simplemente laborales o amorosas, advierte el poeta romántico.
¡Cuánto color de odio destruyendo lo mejor de uno mismo!, exclama la dueña del bar.
Será porque un color quiere imponerse sobre el otro, como ocurre siempre en las dictaduras y otros sistemas, aunque se disfracen de democracias, apunta el politólogo del barrio.
El problema fundamental es el peso. El peso del odio. La cantidad de peso y odio de unos trapos sobre los otros, llámense banderas, insignias o lazos, explica la vidente del barrio.
Pero no todos los lazos o trapos son iguales. Unos son de dominio y otros de protesta, dice la nieta del anarquista.
Cuidado, niña, ¿insinúas que unos llevan un lazo amarillo, violeta o arco iris, de manera pacífica, y otros los arrancan con violencia?, indica el humorista.
Que haya paz, ¡y marchando otra cerveza y una de berberechos!, grita la dueña del bar.


















domingo, 1 de abril de 2018

DOMINGO DE RESURRECCIÓN: ¿HABRÁ "MONAS DE PASCUA" EN LAS CÁRCELES?



Hoy, en tierras católicas, cristianas, será Domingo de Pascua, el día de la resurrección en Semana Santa, después del juicio, calvario y crucifixión del jueves y viernes santo, dice la vidente del barrio.
Esperemos que la resurrección sea benéfica para todos, ya que el infierno es un estado de la conciencia del ser humano, y no un lugar determinado de castigo, como ya decía Francisco. No el Papa Francisco, sino Paco, el padre de un amigo del barrio que pronosticaba a los vecinos que el hombre es el único creador de infiernos, así en la tierra como en el cielo, comenta el politólogo.
En Catalunya existe lo que llamamos la "Mona de Pascua", un pastel mágico, extraordinario, redondo, hecho a base de bizcocho, huevos de chocolate, almendra, una capa de melocotón, mantequilla, chocolate, etc., explica la hija de la bibliotecaria.
Puede llevar clavado un pollito amarillo (un amarillo anterior al lazo amarillo de los presos políticos), u otros adornos, como un Messi, un balón del Barça, un muñeco de película, etc., añade la nieta del anarquista.
A mí me gusta más una “mona” como aquellas de mi infancia, con unas cuantas plumas de polluelo, pintadas, que semejan hojas de palmera de varios colores, dice el poeta romántico.
Existe otra "mona" más antigua, austera, que consiste en un simple "tortell" o roscón de bizcocho, con dos o tres huevos duros en vez de tanto adorno de chocolate. Una mona de los tiempos del hambre, recuerda el periodista en paro.
Este año hay una novedad en "Monas de Pascua": urnas de chocolate negro y blanco, con lazo amarillo o Piolín incorporado, anuncia la hermana del informático.
Un escándalo de “mona”, habría que detenerla y que no saliera de la pastelería, replica muy seria la cuñada del dentista.
Así se habla, ¡a ver si encima vamos a permitir el soberanismo de las “monas de pascua”!, añade la vecina taxista.
Para acompañar esta mona de pastel y dormir bien la mona de cava, nada como rematar la Pascua con una copita de Anís del Mono. ¡"Bona Pasqua" / Felices Pascuas!, exclama el humorista.
¿Los presos tendrán hoy “Mona de Pascua”?, pregunta la dueña del bar.












viernes, 30 de marzo de 2018

PASE LA “SETMANA SANTA” (SEMANA SANTA) EN CATALUNYA, CON UN POEMA DE SALVADOR ESPRIU, UN ARTÍCULO DE MIQUEL DE PALOL Y UNA VIÑETA DE FERRERES

Viñeta: Ferreres, www.ara.cat


Preguntado
por tres veces,
el espanto niega
palabras y tratos
con el hombre
rebelde.

(Preguntat
per tres cops,
l'esglai nega
mots i tractes
amb l'home
rebel.)

Salvador Espriu, Setmana Santa, XXI
(Trad. de Andrés Sánchez Robayna y Ramon Pinyol Balasch. Edicions del Mall, Barcelona) 



miércoles, 28 de marzo de 2018

HISTORIA BREVE DE UNA PERSECUCIÓN




Fotografías 1:
En esta fotografía de Agustí Centelles vemos a Baldomer Xifré, "el qui mai no s'atura" (el que nunca se detiene), como lo definía Sempronio en un artículo recordando la obra de teatro "Els qui mai no s'aturen", de Ramon Vinyes -escritor que se exilió en Barranquilla (Colombia), donde lo conoció Gabriel García Márquez, y que al parecer sería el inspirador del "sabio catalán, el hombre que lo había leído todo", que García Márquez cita en la novela Cien años de soledad).

Fotografía 2:
Programa de la obra de teatro Els atropellats ("Los atropellados"), comedia de Prudenci Bertrana, dirigida por Baldomer Xifré, que, represaliado por republicano y catalanista, sufrió consejo de guerra sumarísimo y cárcel.
Sin embargo, pese a todo -con hambre física y de justicia, como denunciaron Aurora Bertrana y tantos escritores, artistas y políticos en el exilio, y padecieron la mayoría de los sobrevivientes de la guerra civil) pudo seguir adelante entrando a trabajar en Galerías de Arte y montando exposiciones para esos pintores que también pasaban hambre física y de justicia.
En el hoy conocido Restaurante Ca L'Agut, de la calle Gignàs, de Barcelona, intercambiaban pintura por comida, cuadros por cenas. Obras de arte que hoy aún están expuestas en la sala-comedor de dicho restaurante.
Un mundo, el del Arte, donde no era necesario hablar ni escribir en lengua catalana, prohibida y perseguida por todos los medios, ferozmente, en los inicios del franquismo y a lo largo de la postguerra interminable, que todos los perseguidos vivieron como pudieron, a trancas y barrancas, cayendo y levantándose. Como hoy mismo, como siempre.













Baldomer Xifré en el escenario, unos años antes de la guerra

sábado, 24 de marzo de 2018

CUL-DE-SAC, CALLEJÓN SIN SALIDA




Alguien comenta en el bar del barrio:
¿Con el poder político al margen, escondido detrás del poder judicial? ¿Con órdenes de persecución, enjuiciamientos y cárcel se va a resolver "el mayor conflicto político que se ha tenido en democracia (en España)" y que no permite aprobar los presupuestos, según ha declarado el ministro Montoro? (lavanguardia.com)
Callejón sin salida, punto muerto, calle cerrada, camino sin salida, como en la película de Polanski: Cul-de-sac, que en francés se escribe igual que en catalán: "Cul de sac". Callejón sin salida, advierte el politólogo del barrio.
Un libro del poeta Salvador Espriu, La pell de brau / La piel de toro, que parece escrito para hoy mismo, publicado en edición bilingüe por la editorial "Cuadernos para el Diálogo" (nombre que hoy parece una ironía), en 1977, con traducción de Santos Hernández, con la colaboración de Carme Serrallonga y Maria Aurèlia Capmany, explica la librera del barrio.
El poeta romántico del barrio añade: Años antes, en 1963, en pleno franquismo, fue traducido al castellano por el poeta José Agustín Goytisolo y publicado por "Ruedo Ibérico" en París, con portada de Antoni Tàpies.
Otros tiempos, cuando los progresistas aún no eran conservadores, indica la vidente del barrio. 
Ya vendrán otros, más progresistas, apunta la sobrina de la peluquera.
¡Pero que no sean separatistas y malos catalanes, con lazos amarillos!, advierte la cuñada del dentista.
¡Yo llevo el lazo que me da la gana!, salta la hija de la bibliotecaria.
Como decíamos ayer y repetimos hoy: diálogo, ¡y menos gritos de violencia!, recomienda el periodista en paro.
Menos persecuciones, menos cárcel y más diálogo, decía siempre mi abuelo, recuerda la hermana del informático.
Se diría que se ha puesto de moda la prisión entre algunos, qué tiempos, dice la nieta del anarquista.
¡Por la libertad, y marchando otra cerveza!, exclama la dueña del bar.



















viernes, 23 de marzo de 2018

EN LA VIÑETA, ¿FALTA ALGUIEN?

Viñeta: Ferreres
www.ara.cat


En el chiste de este periódico, ¿falta alguien?, pregunta la dueña del bar.
Mi tía, que se ha ido de fin de semana a una ermita, contesta la sobrina de la peluquera.
Pues dicen que hará mal tiempo, añade la hermana del informático.
¿Peor que aquí?, pregunta la nieta del anarquista.
Lo peor siempre es susceptible de empeorar e ir a peor, a mucho peor, juega con las palabras el poeta romántico.
Esto pasa con la gripe y la política: cuando crees que ya está controlada, sales al fresco y pillas algo peor, advierte la vidente del barrio.
¡Como en el Parlament de Catalunya y Tabarnia!, bromea la vecina taxista.
¡Diga que sí, vaya feria, no ha quedado títere con cabeza!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza de tienda en tienda, explica la dueña del bar, por si acaso.
Ya se lo decía mi abuela a mi madre: Hija mía, no te metas en política ni en lugares contaminados, y no te líes con novios tóxicos y mangantes, explica riendo la hija de la bibliotecaria.
Buen consejo, niña, con los tiempos que corren no te puedes fiar de nadie, apunta el politólogo del barrio.
¡Ni de los poetas ni de los periodistas!, exclama el humorista.
¡Hombre, por favor, un respeto!, replica el periodista en paro.
Todo mi respeto a los parados, a los pensionistas, a todos los marginados, a todos los perseguidos y encarcelados, en cuya tierra de nadie pronto ingresaré y malviviré, contesta el humorista.
¡Seguro que lleva un lazo amarillo en el bolsillo!, replica la cuñada del dentista.
Cada uno lleva lo que quiere en la solapa o en el bolsillo, ¡faltaría más!, salta la sobrina de la peluquera.
Que haya concordia, ¡y otro carajillo, marchando!, exclama la dueña del bar.


miércoles, 21 de marzo de 2018

LOS POETAS NO SE MANIFIESTAN



Hoy, 21 de Marzo, Día Mundial de la Poesía, he visto o me ha parecido ver (a estas alturas, todo es confusión) algunas camionetas de la policía antidisturbios distribuidas por algunas calles del centro de Barcelona.
En un primer momento, alguien que me acompañaba, ingenuo y buen lector de poesía, me ha mostrado su solidaridad (sabe que escribo algunas historias en prosa poética) al imaginar que íbamos a una manifestación de poetas para celebrar el Día Mundial de la Poesía, algo así como poetas en lucha.
Le he decepcionado diciéndole que no estaba programada, que yo supiera, ninguna manifestación callejera de poetas. A lo sumo, habría algunas lecturas a lo largo del día en un par de librerías, pero allí, en la calle, no vería a ningún poeta o bicho viviente que no fuera turista o comprador de las segundas y terceras rebajas del año.
¿Dónde están los poetas?, me ha preguntado. Eludiendo la cuestión, le he dicho que tampoco hay manifestaciones de novelistas, ni existe el Día del Novelista, del Filósofo, del Cuentista o Ensayista, ni el Día del Editor o del Agente Literario, tan vilipendiados a veces.
Con sorna y cierta compasión, me ha contestado que es lógico que los novelistas y los agentes literarios no se manifiesten, puesto que ya tienen el favor del público con el Día del Planeta y otros premios literarios.
He preferido cambiar de conversación y hablar de otro tema menos conflictivo, como, por ejemplo, el gobierno de la Generalitat o la república en Catalunya.

domingo, 18 de marzo de 2018

CUANDO ROSA MARIA SARDÀ NO DICE LO MISMO QUE LOS DEMÁS MANIFESTANTES


La actriz Rosa Maria Sardà ha hablado con más sentido, con más "seny", que los otros participantes en la convocatoria de Sociedad Civil, comenta la vidente en el bar.
"Sardà ha invitado a las partes a sentarse para dialogar y, es más, ha señalado que es a Rajoy a quien le corresponde tener la iniciativa: "Le pido al gobierno de España eficacia en la gestión del conflicto de Catalunya", ha explicado,
para después matizar que hace falta "diálogo, hacer política". La actriz ha invitado al gobierno español a "limpiarse las orejas" para detectar y resolver un problema que "en gran parte es culpa suya", lee en el móvil la hermana del informático.
El escritor gallego Suso de Toro no está de acuerdo, y recuerda que es muy difícil "ofrecer y exigir tolerancia", como ha pedido Rosa Maria Sardà, mientras haya "conciudadanos multados, presos o exiliados", replica el periodista en paro
Los de Sociedad Civil dicen que han ido a la manifestación unas 200.000 personas, ¡pero éramos muchos más!, replica la cuñada del dentista.
Pues la guardia urbana de Barcelona ha dado otra cifra: unas 7.000, nada más, apunta el politólogo del barrio.
¡Vaya diferencia, siempre igual, no hay quien lo entienda!, exclama la vecina taxista.
Algunos todavía gritan: "¡Puigdemont a prisión!". Vaya gusto que les ha entrado por la cárcel..., indica la nieta del anarquista.
Será que no han estado nunca, dice la hija de la bibliotecaria.
¡Niña, un respeto, que yo también he ido a la mani y no digo esas cosa!, advierte la cuñada del dentista.
Lo que hace falta es limpiarse bien las orejas, como ha exigido la Sardà, y empezar el diálogo de una puñetera vez, apunta la dueña del bar.
Mi abuela también decía que es bueno lavarse la lengua con jabón, comenta el humorista.
Más limpieza, menos amenazas y más palabras de entendimiento: “La poesía es un arma cargada de futuro”, recuerda el poeta romántico del barrio.




¿LA MUERTE DEL PENSIONISTA?


"Desde hace años, las pensiones no se revalorizan según el IPC (Índice de Precios al Consumo). Todo va a la baja, al descenso, a la nada, como la vida misma: la política, la economía, la justicia, la paz, la convivencia, la independencia de cada uno y da cada pueblo fundamentada en el respeto mutuo, en la no agresión", lee en el móvil el periodista en paro.
Como la vida misma, que va y viene, se levanta y cae, nace y desaparece, como los vestidos y tocados de las damas y caballeros, como diría Jorge Manrique, apunta el poeta romántico del barrio.
Esos políticos, tan aficionados a recortar y agujerear los bolsillos ajenos, ¿no irán también a parar al mar, como los ríos, como todos nosotros?, pregunta la vidente.
El pez gordo se come al chico, es la fatalidad histórica, advierte el politólogo del barrio.
¡Todo tiene un límite, a la lucha, pues, con las feministas, las pensionistas y las independentistas de todos los pueblos, a manifestarse!, como decía mi abuela, exclama la nieta de la anarquista.
¡No grites tanto, que tengo la gripe y me dejas sorda!, replica la vecina taxista.
¡Viva España, viva la sociedad civil, todos a la manifestación de hoy!, exclama la cuñada del dentista, arrebatada.
Otra que grita, vaya pito que tiene la señora, se parece a mi madre gritando a sus novios gandules, bromea la hija de la bibliotecaria.
Demasiados gritos y poca justicia, advierte el humorista.
"Anna Gabriel y Puigdemont, en Ginebra, Suiza, jugando al ratón y al gato con los poderosos", lee la hermana del informático en Internet.
La vida, una jaula de grillos, hasta que el viento lo barre todo, como decía mi madre, recuerda la dueña del bar.



viernes, 16 de marzo de 2018

Y AHORA, CONFLICTOS DE POESÍA CATALANA...


El poeta del barrio comenta en el bar: Epístoles a Josep Carner, un libro polémico de Salvador Oliva, en forma de epístolas en verso. Una defensa a ultranza de la poesía de Josep Carner, arremetiendo contra grupos de poetas y políticos de toda índole, que menospreciaron e infravaloraron en su día a Josep Carner. Epístolas que contienen un sarcasmo descomunal, a veces desmedido, pero dentro de una forma rimada medida, muy medida.
No en vano Salvador Oliva ha traducido a la lengua catalana todo el teatro y los sonetos de Shakespeare, y a Lewis Carroll, Oscar Wilde, Dylan Thomas o W. H. Auden, entre otros, y es autor de Mètrica catalana, Introducció a la mètrica, etc.), explica la librera del barrio.
¿Epístolas de alto riesgo escritas para perder amigos ("perder", en varios sentidos)?, como las notas de perdición que escribe mi madre a sus novios para machacarlos, indica la hija de la bibliotecaria.
De todos modos, libros como éste demuestran que, al contrario de lo que presagian los pesimistas o los malos pronosticadores de turno, la cultura catalana, especialmente la poesía, está más viva que nunca, opina el periodista en paro.
Me dijo una amiga universitaria que Salvador Oliva arremete siempre contra la lucha independentista en Catalunya, apunta la nieta del anarquista.
Una pregunta: ¿este libro (que no conozco) no hubiera debido publicarse años atrás, cuando no había presos políticos y todos teníamos más defensas?, pregunta la sobrina de la peluquera.
¡Pero si aún no estaba escrito, cómo lo iba a publicar, y además no hay presos políticos!, advierte la cuñada del dentista.
Eso lo dirá usted y su marido, que es notario, contesta el humorista.
¡Políticos presos, es decir, "llibertat presos polítics catalans"!, salta la sobrina de la peluquera extrayendo un lazo amarillo del bolsillo.
Calma, calma, que no llegue la sangre al río, aconseja la dueña del bar.
¿Se refieren a la sangre de los poetas?, pregunta un turista coreano aficionado a la poesía, 
¡Oigan, que uno ya tiene una edad y no está para duelos a sangre!, exclama el poeta romántico del barrio.
Tranquilo, hombre, que era sólo una metáfora, indica la vidente.
Dicen que nuestro amigo el politólogo está tocado, con gripe, desde hace unos días, informa la hermana del informático.
Manzanilla, farigola, y tila, mucha tila, recomienda la vecina taxista.
¡Querrá decir tomillo, no farigola, que ya parece usted una catalanista de ésas!, advierte la cuñada del dentista.
¡Uy, se me ha escapado!, exclama la vecina taxista.




martes, 13 de marzo de 2018

SALVADOR PÁNIKER, Y LA DIFICULTAD DE LOS SIGNOS Y LAS COSAS


(Texto encontrado en el perfil de Facebook del poeta Francesc Parcerisas: "A pràcticament 50 anys de distància, paga la pena rellegir el que escrivia Salvador Pániker, un intel·lectual no gens acadèmic, però home de llums i de seny considerables. Avui he trobat un llibre seu a l'atzar, i me'l llegia, literalment bocabadat, al metro.”)
...........................................................

Salvador Pániker, La dificultad de ser español* (fragmento):

"Lo que hoy llamamos España fue, en el Medioevo, una “elástica complejidad” de razas. Podía esperarse mucho de aquella riqueza étnica. Sin embargo, cuando los Reyes Católicos consiguieron la unidad nacional, tan largamente deseada, el sentimiento de unidad llegó a convertirse en una obsesión, y en nombre de la unidad comenzó la depuración racial y religiosa.
En 1478 se instala el tribunal de la Inquisición. En 1492 son expulsados los judíos. En 1499, en Granada, Cisneros dirige la campaña de conversión; los moriscos se sublevan. En 1502 todos los no conversos son expulsados de los dominios de Castilla. Un siglo más tarde, Felipe II decreta la expulsión general, y al fin, desde su palacio-convento de El Escorial, puede decir que España es la Ortodoxia y que la Ortodoxia es España.
Ha caído el telón de la ortodoxia, o el telón de los Pirineos. “Spain is different”: una unidad nacional con una mentalidad medieval. Lo cual le confiere un misterioso (y atractivo) contrasentido.
Y lo cual le incomunica con el naciente capitalismo de la nueva Europa. En España, los campesinos cultivan, pero no venden; los propietarios ahorran, pero no invierten; los hidalgos se ocupan de su honra. El desiderátum de un hidalgo sería: ganar una fortuna, comprar un terreno, construir un castillo, esconder un tesoro. El personaje símbolo es Don Quijote, quien añora soluciones medievales –la cruzada, la aventura, la mística militar—en un mundo prosaico y desmitizado.
No cabe hablar de la deserción de las minorías españolas, porque nunca hubo tales minorías. Las pocas que hubo fueron expulsadas bajo acusación de erasmismo, luteranismo, islamismo o judaísmo. Cortadas en su raíz, las minorías desaparecieron. Creo que fue Pierre Vilar quien dijo que Felipe II y Carlos II fueron unos pobres hombres rodeados por otros pobres hombres. Velázquez mostró la degeneración de esta raza tan “pura”; degeneración de los de arriba (cortesanos) y degeneración de los de abajo (pícaros y bobos). En el entremedio, el pueblo, abandonado, bondadoso, desfasado, idealista, descontento y creador, tuvo que inventarlo todo: literatura, pintura y refranero."
...........................................

*La dificultad de ser español es un capítulo del libro Los signos y las cosas, de Salvador Pániker, publicado por Kairós en 1969, una recopilación heterogénea a partir de artículos publicados en el diario barcelonés "La Vanguardia". La cita proviene de las pàginas 167-169.
.................................................

Nota.
En 1979 se publicó en libro aparte: La dificultad de ser español, y otras contrariedades, que fue reseñado, entre otros, por Francisco Umbral, en el diario "El País" de antaño, cuando muchos eran y éramos más progresistas: Salvador Pániker | Edición impresa | EL PAÍS


lunes, 12 de marzo de 2018

O ESTO O AQUELLO



Ayer tarde, gran manifestación en Barcelona a favor de los presos políticos, comenta la sobrina de la peluquera.
Políticos presos, como dice el gobierno, no confundamos, replica la cuñada del dentista.
Políticos en prisión preventiva, pendientes de juicio y sentencia, acusados de presuntos delitos políticos, en un proceso en fase de instrucción, explica el politólogo del barrio.
O sea, presos políticos, ¿no?, apunta la hermana del informático.
Vivimos en la época de la posverdad, en que se manipulan los hechos y las noticias para dar gato por liebre y marear la perdiz, como se decía antes, dice la vidente.
Cambiar el orden de las palabras, cambiar el sentido de las frases para dar noticias falsas que originen otra realidad, la que uno quiere que prevalezca en el imaginario social. Someter a los demás dictando noticias interesadas, manipuladoras de la razón, del pensamiento, como vienen haciendo desde tiempos inmemoriales los políticos de voluntad totalitaria y sus medios, comenta el periodista en paro.
Los humoristas trastocamos el orden de las palabras y utilizamos el doble sentido, sí, pero no con la intención de esclavizar al espectador, sino de liberarlo mediante la sátira de los hechos, advierte el humorista del barrio.
Como los poetas y sus metáforas, añade la dueña del bar.
Así es, señora, así es, bien aprendido, contesta el poeta romántico del barrio.
Con usted al lado, ya se sabe, el virus poético..., bromea la hija de la bibliotecaria.