miércoles, 22 de noviembre de 2017

SUSPENSE EN EL BAR

Viñeta: Ferreres (elperiodico.com)


¿Qué país del mundo democrático puede soportar hacer unas elecciones libres (valga la redundancia) con unos candidatos en la cárcel y otros en busca y captura?, pregunta la vidente del barrio en el bar.
Silencio, de momento, silencio en el bar.
En algún país africano, ¿no?, responde la dueña del bar.
¿Está segura?, pregunta la vecina taxista.
¿No será en la Feria de Barcelona, Catalonia?, apunta un turista de Islandia mientras bebe un vaso de sangría "Don Simón".
Silencio, de momento, silencio en el bar.




martes, 21 de noviembre de 2017

¿BARCELONA SE QUEDA SIN MEDICAMENTOS? SIEMPRE NOS QUEDARÁN ASPIRINAS Y CARAJILLOS

Viñetas: Ferreres, Forges y Gila

Los soberanistas nos quedamos sin medicamentos, lee la hija de la bibliotecaria en el móvil.
Hija, ¿tú también eres soberanista?, pregunta la dueña del bar.
Igual que mi madre con sus novios, que de tan soberana que es, los larga a freír espárragos a los cuatro meses, contesta riendo la hija de la bibliotecaria.
La única evidencia es que Barcelona, por culpa de los independentistas, se ha quedado sin la Agencia Europea del Medicamento, como informan muy bien los medios mejor informados de la información, informa la cuñada del dentista.
¡Cuánta información e informes gasta hoy, señora del notario o agente de publicidad (que ya no sabemos a qué dedica el tiempo laboral ni el tiempo libre su laureado marido)!, replica el humorista a la cuñada del dentista.
Mi santo marido, señor humorista maleducado, para que lo sepa usted y todo el mundo, ejerce el alto pluriempleo, esto es, que además de ejercer como notario, tiene vocación de publicista, periodista y farmacéutico, ¡y futbolista los fines de semana!, exclama la cuñada del dentista, con firmeza.
Así se habla, con decisión y contundencia: más al ataque que a la defensiva, anima la vecina taxista que fiscaliza en el bar.
¡Vamos, que le da a la pelota y al peloteo!, bromea la hermana del informático.
Pues otros argumentan que Barcelona ha perdido la candidatura del medicamento por culpa de los vídeos del 1 de octubre, con aquellos mamporros, y las intervenciones del 155, indica la sobrina de la peluquera.
La verdad es que ya hace un tiempo que tenemos todos mala propaganda por ahí, unos por desafiar, y otros por sancionar y castigar como en las escuelas de otra época, señala el poeta romántico del barrio.
Ojo por ojo, y todos nos quedaremos ciegos”, advertía mi abuelo recordando a Gandhi.
¡Ya estamos otra vez con Gandhi, ahora aquí todos son gandhianos de la no-violencia!, exclama la vecina taxista
No olvide a los presos políticos, replica la vidente del barrio.
No son presos políticos, son políticos presos, confinados por sus acciones y no por sus ideas, dice la cuñada del dentista.
También hay dos presos que no son políticos, sino dos activistas del gamberrismo social, más los fugados de Bruselas, que un día serán, no presos políticos, sino, insisto, políticos presos por sus acciones de rebeldía, no por sus ideas rebeldes, añade la vecina taxista.
¡Vaya lío! Decía mi abuelo que durante el franquismo, en los medios de comunicación, nadie hablaba de presos políticos, sino de masones, comunistas, anarquistas, facinerosos y agitadores del orden público, apunta la nieta del anarquista.
Lo dicho: toda esta olla de presión nos ha explotado en las narices, nos hemos perdido el respeto y nos hemos quedado sin la oficina del medicamento, resume el poeta romántico.
¡Mientras tengamos aspirinas y carajllos!, exclama la dueña del bar.
Tuya, mía, la culpa fue del cha-cha-chá”, canturrea el humorista. 


domingo, 19 de noviembre de 2017

UN PAPEL EN LA CALLE: EL ARTE Y LA TRANSGRESIÓN DEL SUEÑO

Fotografía: Vicenç Altaió y Albert Serra

La vidente del barrio llega al bar y nos lee un papel que se ha encontrado por la calle. Dice así:
Además de resistencia política y manifestaciones casi diarias, en Barcelona también pueden verse exposiciones, como la de la Galería Mayoral, L'espai dels somnis / El espacio de los sueños, con obras de Dalí, Picasso, Miró, Magritte, Calder, Domínguez, Chagall, Tàpies, Duchamp, Hamilton, Joan Ponç y Joan Brossa, entre otros, y el correspondiente catálogo-libro.
La exposición ha sido comisariada por Vicenç Altaió, "agitador cultural y traficante de ideas", con la participación del cineasta iconoclasta Albert Serra. Asimismo, cuenta con "la colaboración del comisario artístico, Hans Ulrich Obrist; de la Directora de los Museos Dalí, Montse Aguer; de la directora de la Fundación Miró, Rosa Maria Malet, y del consultor cultural, Llucià Homs", informa la web de la Galería.
Los individuos -el hombre, ese animal o animalito que se cree muy importante, como escribía el poeta Jesús Lizano-, no sólo de política concreta viven y padecen aquí y allá, sino que también, por fortuna, están los sueños, la acción de los sueños que van en busca de otra realidad, de lo "otro".
Esos sueños que transgreden el límite, anteriores y posteriores a todo, que transforman la vida cotidiana y sus miserias en belleza práctica.
Sueños que reivindican la acción del arte y las letras, en un lenguaje insumiso. Con imágenes y palabras insurrectas frente a los odios, humillaciones y violencias de todo género, que la supuesta sociedad civilizada, pero brutal de hecho, fabrica en serie.
Una serie interminable de odio y destrucción destinada a satisfacer la voluntad y la voracidad de poder, de esos poderes siempre insaciables, como ya advertían los grandes herejes del arte y la palabra, poetas, filósofos, artistas, entre otros muchos transgresores del discurso ecuménico de los retrógrados. Cuyos miembros se juntan en matrimonio indisoluble y se multiplican sobre la faz de la tierra, por obra y gracia, no del espíritu, sino de la codicia más descomunal, y sangrienta cuando conviene a sus intereses."

Aplausos, silbidos en contra, vuelan poemas y cervezas a favor del papel que ha leído la vidente del barrio.
-¡Marchando, otro poema, digo, otra cerveza!, exclama la dueña del bar.




sábado, 18 de noviembre de 2017

ANUNCIO CALLEJERO: "PONGA UNA CÁRCEL GUAY EN SU VIDA"


“Ponga una cárcel moderna, muy guay, en su vida. Rechace imitaciones”, como suele decir mi marido, que es asesor financiero de una famosa agencia de publicidad, indica una vecina en el bar del barrio.
"Guay del Paraguay", canta la sobrina de la peluquera.
Calle, calle, es una vergüenza, es humillante que vengan los belgas a pedirnos explicaciones sobre las cárceles españolas, ¡a nosotros, qué se han creído!, exclama la cuñada del dentista.
La hermana del informático lee en el móvil un titular de lavanguardia.com: El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha afirmado este viernes que la prisión a la que "se va a enviar" al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, "cuando venga" a España "reúne todas las comodidades que, no ya solo los presos, sino que muchas personas quisieran disfrutar”.
Ah, ¿pero ya ha sido juzgado?, no lo sabía, dice la hija de la bibliotecaria.
No, mujer, será una hipótesis de trabajo, no líemos más las cosas, añade la vecina taxista que fiscaliza en el bar.
Oscar Wilde escribió La balada de la cárcel de Reading, donde estaba encerrado por inmoralidad amorosa, según la moral y la justicia de la época, recuerda la librera del barrio.
Y seguro que no tenía las comodidades de las nuestras, añade la cuñada del dentista.
Pobres bardos, ¿qué se hicieron / de aquellas imaginarias “cárceles de amor”, / y no éstas, confortables, pero ciertas?, se lamenta el poeta romántico del barrio.
¡Otro titular de prensa!, anuncia la vidente del barrio: Difunden una broma telefónica en la que dos humoristas rusos, que simularon ser del Ministerio de Defensa letón, aseguran a Cospedal que Puigdemont es un espía ruso.
¡Otra pica en Flandes!, grita un desconocido.
¡Entre bandas de música escocesas, rusas, letonas, belgas y flamencas, andamos apañados y bien bailados!, apunta el humorista.
¿También haber promoción de apartamentos turísticos en cárceles y fábricas del mediterráneo?, pregunta un turista curioso, de Finlandia.
¡Marchando, un carajillo de “JB”!, exclama la dueña del bar.
La nieta del anarquista hace ya unos días que anda desaparecida y no viene por aquí, apunta la vidente del barrio.



domingo, 12 de noviembre de 2017

ANTECEDENTES PENALES, Y OTROS PAPELES

Aquel octubre en que se proclamó el Estado Catalán y duró 10 horas

Antecedentes históricos y penales, lean y aprendan ustedes, que siempre caen en el mismo error estratégico, indica la cuñada del dentista mostrando un artículo y una vieja fotografía de 1934, publicados en elespañol.com, que dirige Pedro J. Ramírez, nada sospechoso de catalanidades, como afirma mi marido, añade la cuñada del dentista.
Sin embargo, a pesar de todos los pesares, hemos dado un gran salto cualitativo, replica la sobrina de la peluquera.
Pero sin red, en el vacío, añade el politólogo.
De salto en salto, y tiro porque me toca, como en el juego del parchís o la oca, apunta la hija de la bibliotecaria.
Vigilar y castigar (nacimiento de la prisión), un ensayo de Michel Foucault, anuncia la librera del barrio.
Nos queda la palabra, dice la nieta del anarquista.
En la cárcel los van a reeducar y aprenderán a callar, replica la vecina taxista que fiscaliza en el bar.
Estoy acatarrado, dice el poeta romántico del barrio.
¡Chóquela, igual que yo!, exclama la hermana del informático.
Para silencios y catarros, nada mejor que la complicidad de una buena infusión de tomillo, recomienda la vidente.
¡Y ron, un carajillo doble de ron!, añade el humorista.
¡Marchando, a toda marcha, más madera, que es la pera, digo, la guerra, carlista, digo, de Marx, Groucho, uf!, exclama la dueña del bar, hecha un lío de gato con ovillo.

viernes, 10 de noviembre de 2017

LOS TIEMPOS CAMBIAN QUE ES UNA BARBARIDAD

"Los tiempos cambian y progresan que es una barbaridad, pero la cárcel permanece, sigue vigente como fuerza mayor, coercitiva, cuando se pierde la confianza en la fuerza de la razón para convivir, hablar y entenderse, y uno u otro transgreden las normas", lee la hermana del informático en el móvil.
La cárcel como penitencia y castigo, ¿por quién fue inventada?, ¿nadie de ustedes lo sabe?, pregunta la hija de la bibliotecaria.
Un turista mexicano, que bebe un vaso de cerveza y no de tequila, se anima y nos lee un texto publicado en Internet, Sistema Penitenciario Mexicano (de Irma García Andrade): 
El origen de las cárceles se pierde en la noche de los tiempos, pues surgieron cuando el hombre tuvo necesidades de poner a buen recaudo a sus enemigos. Las primeras cárceles fueron cuevas, tumbas, cavernas, etc., lugares inhóspitos a donde se enviaban desterrados a los enemigos del Estado. Ya en la Biblia encontramos mencionados esos lugares. No eran precisamente cárceles en el sentido moderno del término, tal como las conocemos en la actualidad. Eran lugares adaptados para cumplir con la finalidad de separar a todos aquellos que eran considerados peligrosos para la sociedad y el Estado.
¡Vamos,que los tiempos no han cambiado!, señala la nieta del anarquista.
No compares, niña, que ahora todo es más cómodo, casi una residencia de lujo, como indican los reportajes de algunos medios, replica la cuñada del dentista.
Hay pájaros que al ser enjaulados dejan de cantar, apunta el poeta romántico del barrio.
Como algunos que yo me sé, que, luego de cometer un delito, pierden el canto y confiesan que todo era imaginario, virtual, simbólico, sentencia la vecina taxista.
Si se encuentra el cuerpo del delito, no puede ser virtual, añade la vidente, aficionada a leer novelas de Simenon y Agatha Christie.
¿Y si no se encuentra?, ¿y si es sí, pero no?, pregunta el humorista.
En la Unión Soviética y en otros regímenes autoritarios, se convertía la dignidad en indignidad mediante amenazas, interrogatorios,  autocríticas y condenas, comenta el politólogo del barrio.
Otro café descafeinado y copa de ron, marchando, esto sí que está claro y resuelto!, exclama la dueña del bar.













Dibujo de Franz Kafka

miércoles, 8 de noviembre de 2017

CUANDO EL VALOR DE LA PALABRA SE EXTRAVÍA, Y YA NO HAY TAPAS

¿Por qué tanto afán de cárcel y tan poco afán de palabra?, pregunta alguien en el bar.
Porque la ley es la ley, y no hay más que hablar, replica la cuñada del dentista.
Ah, si no hay más que hablar, sobran las palabras, indica la vidente del barrio.
Entonces, ¿por qué nos dicen que hay que dialogar?, pregunta la sobrina de la peluquera.
Dialogo, claro que sí, siempre que aceptes de antemano mi monólogo, advierte el humorista.
¡Es lo que mi madre advierte a sus novios a los pocos días de iniciar noviazgo!, apunta la hija de la bibliotecaria.
De tal palo, tal astilla, sentencia la vecina taxista que fiscaliza en el bar.
¡Oiga, no insulte usted, que parece un tertuliano fundamentalista!, exclama la nieta del anarquista.
Calma, no añadamos leña al fuego, indica el politólogo.
Poesía, señores, tengo poesía para el nene y la nena, barato, muy barato, como anuncia Gloria Fuertes en el poema El vendedor de papeles o el poeta sin suerte, apunta el lírico del barrio.
¡Marchando, una de monólogos, digo, una de calamares a la romana!, exclama al dueña del bar.
Lee la hermana del informático en el móvil: "Los calamares fritos (en ocasiones también denominados calamares a la romana o rabas en Cantabria, Asturias, Navarra, La Rioja y País Vasco) es un producto frito del calamar, preparado a base de calamares fritos rebozados en harina, que se puede encontrar en muchos bares y restaurantes de los países que disfrutan de la cocina mediterránea y atlántica." (Wikipedia)
"Yo pregunto a los presentes", como canta Víctor Jara, ¿de qué sirve la cárcel para asuntos políticos?, apunta otro parroquiano del bar del barrio. 
¿Qué ocurre, qué pasa? ¿Ya no hay tapas?, pregunta un turista de Islandia.



miércoles, 1 de noviembre de 2017

NUEVO LIBRO DE CRISTINA PERI ROSSI: "TODO LO QUE NO TE PUDE DECIR"


A pesar de todo, la escritura: nuevo libro de Cristina Peri Rossi, la novela Todo lo que no te pude decir.
Otras palabras, otra narración en la barca del tiempo, siguiendo el hilo roto de las aventuras amorosas de personajes asombrosos, y asombrados, en un seductor laberinto de Ariadna. Con otro ovillo, con otras Ariadnas, Teseos y Minotauros, con otros animales y jaulas. Embarcados todos en otra nave de locos y solitarios, que surca aguas procelosas en busca de..., en busca de...
La nave lleva a bordo vigilantes de museos abandonados, cuidadores de zoos y jaulas abiertas, exploradores del amor selvático y una carpa de circo con animales enamorados. Como el chimpancé Bubú, que se escapa de la jaula y asalta floristerías para regalarle flores a su novia chimpancé, Elisa. Historia de un noviazgo fantástico, retablo de maravillas cuyo desenlace sería pecado, y pecado amoroso, desvelar.
Personajes, pues, asombrosos y amorosos, que bien podrían figurar en una "Historia Universal de la Seducción", como imagina el comisario Fonseca en el penúltimo capítulo, que se titula justamente: La felicidad no tiene texto.
La felicidad no requiere texto, la felicidad no necesita escribirse. Querellas y duelos de amor, entre animales, entre personas, y, siempre, las palabras, insistiendo, más allá, entre sátira y ternura.
Otro retablo heterodoxo, fascinante, de Cristina Peri Rossi, un retablo de maravillas y asombros enamorados, como Bubú, el delicado chimpancé que roba ramos de flores para su novia.

martes, 31 de octubre de 2017

NO HAY CONFLICTO DE PANELLETS EN CATALUNYA


"Panellets", en Catalunya y otros lugares, es el equivalente sacro-dulce a "Huesos de Santo", el 1 de Noviembre, explica la vidente en el bar. Todo sea dicho sin intencionalidad política ni voluntad artesanal de pastelería, añade, guiñando el ojo izquierdo. 
Así, pues, bien podemos anunciar que no hay conflicto de "panellets" en Catalunya, en el dominio de lo dulce, responde la dueña del bar.
Donde haya un dulce, que se quite lo amargante, apunta la nieta del anarquista.
Aunque también hay "amargas victorias" y "dulces amargos", como nos muestra la historia, comenta el humorista.
Vamos, no sea aguafiestas, replica la cuñada del dentista.
"Más dura será la caída", señala la vecina taxista que fiscaliza en el bar, sonriendo con malicia.
El mundo anda siempre levantándose y cayendo, como nos advierten los clásicos, indica el poeta romántico del barrio.
También se puede avanzar cojeando, ¿no?, indica la sobrina de la peluquera.
¡Y tanto!, mi madre tenía un novio que renqueaba y nadie le ganaba a correr y pillar ligues y cenas gratuitas, bromea la hija de la bibliotecaria. 

sábado, 28 de octubre de 2017

EL DÍA DESPUÉS (CON HUMOR, LA LIBERTAD ENTRA MEJOR)

Comenta la sobrina de la peluquera que ayer noche se celebró en la Plaça Sant Jaume, de Barcelona, el “independence day”, el primer día de la independencia.
Por lo visto y oído, poco durará esa fiesta, apunta la dueña del bar.
Pero, ¡qué dicen! La fiesta ya se acabó esta madrugada con la publicación en el BOE del cese de todos, la disolución del Parlament y nuevas elecciones el 21 de Diciembre, por fin, ya era hora, replica la cuñada del dentista.
Y no el 28 de Diciembre, día de los santos inocentes, bromea la hija de la bibliotecaria.
La hermana del informático explica que la cadena COPE ya lo ha anunciado con la frase: “Cataluña ha sido liberada”.
Esta frase me suena a vieja, ¿no?, indica la nieta del anarquista.
Pero el informativo de esta emisora ha añadido que hay que apostar por la calma, la responsabilidad y la convivencia pacífica entre todos los ciudadanos, añade la hermana del informático.
Esto lo ha dicho también el presidente de la Generalitat, dice la sobrina de la peluquera.
¡Menos mal, ya me temía lo peor, con guantazos, látigos y hogueras, como en los tiempos de la tatarabuela de mi madre!, exclama la vidente del barrio.
¡Expresidente, hija, expresidente, nada de presidente!, exclama la vecina taxista que fiscaliza en el bar (hemos averiguado al fin que esta vecina es taxista).
¡Uf, no sé qué esperaban!, ¿un regalo de Navidad?, replica la cuñada del dentista.
Y después de las elecciones, ¿qué?, ¿vuelta a empezar?, pregunta la sobrina de la peluquera.
El mundo anda siempre levántandose y cayendo, como decían los clásicos, apunta el poeta romántico del barrio.
¡Menudo circo!, con los trapecistas sin red, los acróbatas cojos, los domadores sin animales y los payasos tristes, indica el humorista.
Artistas perplejos y republicanos bajo la carpa, ahora con república, ahora sin república, ahora con..., ¡cuidado, que vienen por detrás!, añade la vidente del barrio.
¿Qué pasa, qué ocurre?, pregunta un turista.  
No me asuste a los clientes, mujer, advierte la dueña del bar.


jueves, 26 de octubre de 2017

CON HUMOR, LA LIBERTAD ENTRA MEJOR

Viñeta: Ferreres (elperiodico.com)
Lee la hermana del informático: "Furor recentralizador en el PP: varios cargos amenazan con el 155 en media España. Dirigentes conservadores comienzan a verbalizar sus tesis recentralizadoras al dibujar paralelismos con Catalunya en comunidades como Euskadi, Navarra y Castilla-La Mancha" (publico.es).
No me asustes, niña, dice la dueña del bar.
¿Es posible, esto va en serio?, pregunta un turista noruego.
¿Habrá que irse?, pregunta una turista inglesa.
Tranquila, tranquilos, que no se mueva nadie, atención, que los turistas no salgan corriendo del bar, aquí no pasa nada, todo son habladurías y falsedades, indica la cuñada del dentista.
Habrá que exiliarse, como en tiempos de mis abuelos, dice la nieta del anarquista.
¡Ya sale la rebelde!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza, matiza la sobrina de la peluquera, por si acaso.
¿No estamos en el siglo XXI?, pregunta la hija de la bibliotecaria.
Vamos con retraso, hay que comprenderlo, ¡un retraso de 40 años y pico..., ya llegaremos!, advierte la vidente.
¡Vaya pico!, replica el politólogo del barrio.
Con humor, la libertad entra mejor, rima el humorista.
Dios le oiga, hijo, susurra la dueña del bar.
Poesía contra la violencia y adiós a las armas, apunta el poeta romántico del barrio.
¿Qué ocurre, qué pasa?, pregunta un turista coreano.

martes, 24 de octubre de 2017

¿SOMOS PEORES QUE LOS ANIMALES?, ESCRITO EN UNA PARED


Si no somos legales, ¿nos pegarán otra vez?, pregunta una niña del barrio.
Espero que no, responde la madre.
Me ha dicho un niño del colegio que hay delincuentes a los que no pegan, ¿es verdad?, pregunta un niño del barrio.
No lo sé, hijo mío, contesta el padre.
¿No podemos vivir sin perseguirnos y pegarnos?, pregunta la niña.
No lo sé, hija mía, responde la madre. 

Viñetas: Forges, Ferreres y Chumy Chúmez
(elpais.com, elperiodico.com, Hermano Lobo)

lunes, 23 de octubre de 2017

"PINTAN BASTOS"


"Pintan bastos", como decía mi madre, comenta la dueña del bar.
¿Cómo dice?, pregunta la sobrina de la peluquera
"Pintan bastos": presentarse mal las cosas, ponerse muy complicada y tensa una situación determinada, hasta el punto que hay amenaza de palo y reparto de leña, explica la vidente del barrio.
¿Hay rebelión en las aulas?, pregunta un turista coreano.
As de bastos, naipes, sí..., mire, un juego de cartas, contesta el humorista mostrándole una imagen del as de bastos en el móvil.
A mí no gustar nabos, naipes estos, responde el turista coreano, y sale corriendo del bar.
Comenta la dueña del bar que no se responsabiliza de las cartas marcadas de quienes juegan en el bar (no quiere que le cierren el local por un malentendido). Gracias, añade.
Así me gusta, los desacatos que los haga cada uno en su casa, si quiere, advierte la cuñada del dentista.
Els carrers seran sempre nostres..., canta la hija de la bibliotecaria.
¡Mientras sólo sean las calles...!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar, matiza la sobrina de la peluquera, por si acaso.

domingo, 22 de octubre de 2017

PLACERES ARCAICOS

"El arcaico placer económico, político y sexual de someter al otro", comenta alguien en el bar mirado una viñeta del dibujante Forges (elpais.com).
 No siga por ahí que me suspenderán el local, advierte la dueña del bar.
Así me gusta, que sean obedientes y restauradores, confirma la cuñada del dentista.
¡A restaurador no me gana nadie, sobre todo si es en un buen restaurante!, exclama el humorista.
No me frivolice tanto, replica la sobrina de la peluquera.
¡Tanto proceso y tanto referéndum para volver al punto de partida!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza, advierte la dueña del bar por si acaso.
"Para este viaje no hacían falta alforjas", refranea la hermana del informático.
La dialéctica de la historia nos cuenta que todos los procesos son muy largos, larguísimos -explica el politólogo del barrio-. Tanto, que el actual Estado de Israel aún está, no sólo en discusión, sino en guerra, ¡y lo que ha llovido desde Egipto, desde el inicio del éxodo con Moisés y la travesía del desierto, la dominación persa, la dominación romana, el cristianismo, la expulsión de los judíos en España y otros países, la Inquisición, la persecución y exterminio nazis..., y sigue aún la discusión y la guerra en la supuesta “tierra prometida”!, añade el politólogo.
La vida es más complicada que la muerte, que a todos iguala, rima el poeta romántico imitando a los clásicos.
¡Cuán largo me lo fiáis, amigo Sancho!”, solía decir mi abuelo, refranea la nieta del anarquista.
Esto pinta mal, muy mal, no sé a qué me recuerda esta vieja pasión de someter, dice la vidente
¿Tal vez a pasión unificadora de destino en lo universal?, como decía un exnovio a mi madre, bromea la hija de la bibliotecaria.
¡Niña Isabel, ten cuidado!, / donde hay pasión, hay pecado. Cuidado, niña, ten cuidado con el desacato, como dice la canción, advierte la cuñada del dentista.
¡Marchando, otro carajillo de Anís del Mono!, anuncia la dueña del bar.



sábado, 21 de octubre de 2017

DÍPTICO MUSICAL ELECTROACÚSTICO, Y JUEGOS PROHIBIDOS EN EL BAR

Viñetas: Ferreres

¿JUEGOS PROHIBIDOS EN UN BAR DE BARCELONA?
Dicen que hoy, en un bar del barrio, algunos clientes jugarán "a cara y cruz" y "a la gallinita ciega", y harán apuestas de 155 céntimos, aunque la dueña del bar lo ha prohibido.



viernes, 20 de octubre de 2017

"RETAULE DE NOVA YORK / RETABLO DE NUEVA YORK" / VALENTÍ GÓMEZ I OLIVER

¿Qué está leyendo?, pregunta la dueña del bar.
Un libro, un libro que me ha regalado un cliente, escrito en catalán y en castellano: Retaule de Nova York / Retablo de Nueva York, del poeta Valentí Gómez i Oliver, responde la vidente del barrio, aficionada a la poesía.
¿Es una novela, un cuento, de qué va?, pregunta la dueña del bar mientras sirve un café.
No es novela ni cuento, podríamos decir que son versos que cuentan, dice la vidente. Cuentan miradas, pasos. Un personaje (el poeta) merodea arriba y abajo por calles, plazas y barrios de Nueva York: Harlem, Manhattan: a totes hores / milers i milers / cossos reverberats / façanes de gratacels / el so de vides lluminoses / el plor de feres estabornides / el combat de pobresa i riquesa. 
El personaje entusiasta va al encuentro de gentes que pasean, comen, beben, lavan la ropa, suben y bajan del metro: entrades i sortides mil empentes / túnels obscurs mig mig a les palpentes / camins, els ponts, per sort n'hi ha més de deu. En uno de esos viajes en metro, una mujer se le acerca y le pide que le deje un momento la estilográfica, muy valiosa para él, ¡una pluma Montblanc, nada menos!, con la que está tomando notas..., duda si dejársela o no, pero al final se levanta y le entrega la pluma: Mentre la hi entregava, tot aixecant-me, ja veia la ploma perduda. La mujer acaricia la pluma, se la mira. El viajero teme que no se la devolverá, no sabe cómo decírselo: Com demanar-la-hi, ateses la força i la tendresa amb què les seves mans, del tot esberlades per la vida, acollien i no paraven de fer carícies a aquell objecte per a mi tan inestimable? Sospecha que esa desconocida bajará corriendo en la próxima parada y desaparecerá con la pluma en la mano: Si la dona baixava a la parada següent, estava llest! Sin embargo, no es así: la mujer sonríe y le devuelve la pluma, diciendo: Dios le bendiga señor... (Esta frase en el libro está escrita en inglés, explica la vidente, pero me la ha traducido la peluquera del barrio, que peina a turistas.)
Proseguimos viajando con este paseante, con este investigador de poesía que va de una calle a otra, de un parque a otro, en busca de rostros, en busca de historias cotidianas y misterios callejeros. Mira al cielo y descubre nubes, colores, siluetas oro verde; baja la mirada y observa huellas en la arena, adivina señales, quizá una herida: de nou l'humà es va mostrar malalt / com carta del tarot que perd l'esmalt. Dos versos preciosos, ¿no? Vuelvo a leerlos: de nou l'humà es va mostrar malalt / com carta del tarot que perd l'esmalt.
El camino continúa, el paseante dibuja espirales, hélices, caligramas, laberintos de mil colores, anota versos en las páginas de su cuaderno de investigador, con su preciada pluma Montblanc. Escribe: vent, sorra, tremolor, núvols d'or verd.
Oiga, ¿no será esto un mensaje cifrado de poetas catalanes a poetas kurdos?, pregunta la cuñada del dentista.
¡Otra vez con lo mismo, ahora también sedición e independencia de la poesía, es un no parar!, advierte la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza.
Que no, mujer, que no. Esto es una métáfora, que va cambiando de forma a lo largo del poema, como unas variaciones musicales. En otro verso leemos: or verd, tremola el vent, núvols de sorra, explica la vidente.
Tremola el vent. ¡Cuidado, esto parece una protesta de aquel Nobel, Bob Dylan!, bromea la nieta del anarquista.
Ahora que lo dices, pues sí, en este Retaule de Nova York el autor cita a Bob Dylan, pero también a Walt Whitman, Emily Dickinson, Dylan Thomas, García Lorca, Pavese, Ginsberg, Leonard Cohen, y más poetas, ¡ah, y también a los cantantes Mahalia Jackson y Harry Belafonte!, ¡incluso sale Obama!, comenta la vidente.
¡En este mundo hay conjuras e inserrucciones de poetas y artistas por todas partes!, exclama el humorista.
¡Pues a mí nadie me llama para conjurar premios!, contesta el poeta romántico del barrio.
Tranquilo, hombre, tranquilo, que la diosa fortuna ya le convocará, ¿no ve que los tiempos están cambiando?, ¡y ahora sí!, responde la sobrina de la peluquera.
La vidente lee: però cada dia més / la teva ànima s'enlaire, / però cada dia més / el teu esperit llampega, / però cada dia més / el teu barri s'il·lumina, / ja ressonen noves veus.
Dios le oiga, suspira la dueña del bar.
En resumen -dice la vidente-, les recomiendo que lean los versos que canta y cuenta el Retaule de Nova York / Retablo de Nueva York. Al conjuro de sus poemas y dibujos, les pronostico la aparición de un espíritu más cordial en sus vidas, un espíritu pacífico, pero también rebelde, insurrecto: quan la boira no ens deixa veure el coll / i un tall de ganivet s'entreveu rosa.
Palabra de vidente, ¡"paraula del vident Valentinus"!



martes, 17 de octubre de 2017

"SOTO DEL REAL, ABIERTO TODO EL DÍA..."

Viñeta: Ferreres
DEFENSA DE BATERÍAS DE COCINA EN CATALUNYA
"Por las noches suenan y resuenan las baterías, no del ejército, sino de las pacíficas cocinas de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona, y de todas las demás poblaciones de Catalunya", comentan algunos en el bar del barrio. 

¿Otra vez presos políticos?, pregunta alguien en el bar.
Algunos medios lo tiulan así: “Presos políticos”, indica el politólogo del barrio.
Los dos encarcelados son pacifistas y citan a Gandhi en unos videos que corren por las redes, anuncia la sobrina de la peluquera.
Castigo de prisión preventiva, sin fianza, apunta la dueña del bar.
¡Pero qué dice, nada de castigo!: “Soto del Real, la cárcel 'vip' a la que todos los presos quieren ir. Consta de más de 1.000 celdas, la mayoría de ellas individuales y con baño propio. Además, muchas permanecen abiertas durante todo el día”, como informaron en Antena 3 TV”, comenta el humorista.
No son políticos, son dos independentistas que lideran manifestaciones mafiosas, quiero decir, sediciosas y gamberras, como sentencia mi marido, que es notario de prestigio, replica la cuñada del dentista.
Ah, si es notario y de prestigio, sabrá muy bien todo lo que hay que declarar y anotar. Pero, ¿las manifestaciones de aquí no son acaso todas pacíficas?, pregunta la vidente del barrio.
¡Esto es lo de menos, lo que vale es la intención, la mala intención, la semilla del diablo que llevan dentro!, exclama la fiscal del barrio, que no es fiscal, sino vecina que fiscaliza en el bar.
¿En este país aún está vigente la Inquisición?, pregunta un turista de Islandia.
Calle, calle, no diga bobadas turísticas, no empecemos otra vez con la España Negra, que somos más modernos y progres que ustedes, los del bacalao de Islandia, advierte la cuñada del dentista.
Pues mi madre tuvo un novio ex-seminarista que era partidario de restaurar gran parte de la Inquisición, pero actualizándola, adaptándola a la modernidad, una Inquisición con sillas eléctricas en lugar de hogueras, por ejemplo, comenta la hija de la bibliotecaria.
¡Todo es desacato, ya les vendrá bien aprender un poco de buenos modales en prisión, y reformarse ustedes, no la Constitución!, replica la cuñada del dentista!
Concepto del diálogo político en el siglo XXI, comenta la nieta del anarquista.
Volverán las oscuras golondrinas..., cita el poeta romántico del barrio.
Sí, sí, golondrinas..., murmura la dueña del bar.
¿No serán nocturnas caceroladas en lugar de oscuras golondrinas?, añade la vidente del barrio.

lunes, 16 de octubre de 2017

CONTINÚA EL "JUEGO DE DIÁLOGOS" ENTRE UNA NIÑA Y UN NIÑO DEL SIGLO XXI


¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
Dos días, contesta la niña.
Si respondemos mal o nos pasamos del día y la hora que nos han dicho, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿No se puede hablar, entenderse y dejar de castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué jugáis, niños?, pregunta un vagabundo del barrio.
A personas mayores, responde la niña.

(Al día siguiente, sigue el juego de diálogos entre una niña y un niño del siglo XXI)

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
24+3= veintisiete horas, es decir, un día y tres horas, contesta la niña.
Si respondemos mal, o de manera ambigua, o nos pasamos del día y la hora que nos han dicho, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden castigar y pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿Pero no podemos hablar, entendernos y dejar de castigar y castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos o no tiene ninguna fuerza, contesta la niña.
¿A qué estáis jugando, niños?, pregunta una vagabunda anciana del barrio.
A ser personas mayores, responde la niña.
¡Ah, pues que tengáis más suerte que yo!, les desea la vagabunda del barrio.

(Hoy, lunes, 16.10.2017)

¿Cuánto tiempo nos queda, aún?, pregunta el niño.
2 horas y 15 minutos, responde la niña.
¿No nos pegarán?, pregunta el niño.
Espero que no, contesta la niña.
¿Seguro?, insiste el niño.
Depende de la jugada, del movimiento que hagamos, dice la niña, preocupada.
Depende de la jugada, repite el niño, angustiado.

(Más tarde)

¿Ya no nos queda más tiempo?, pregunta el niño.
Dicen que nos dejarán unas horas más, unos días más, hasta el jueves, contesta la niña. 














domingo, 15 de octubre de 2017

JUEGO DE DIÁLOGOS ENTRE UNA NIÑA Y UN NIÑO DEL SIGLO XXI

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
Dos días, contesta la niña.
Si respondemos mal o nos pasamos del día y la hora que nos han señalado, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿No se puede hablar, entenderse y dejar de castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué jugáis, niños?, pregunta un vagabundo del barrio.
A personas mayores, responde la niña.

(Al día siguiente, sigue el juego de diálogos entre una niña y un niño del siglo XXI)

¿Cuánto tiempo nos queda?, pregunta el niño.
24+3= veintisiete horas, es decir, un día y tres horas, contesta la niña.
Si respondemos mal, o de manera ambigua, o nos pasamos del día y la hora que nos han marcado, ¿nos castigarán?, pregunta el niño.
No lo sé, pero de todos modos hay que obedecer, advierte la niña.
¿Nos pueden castigar y pegar por no obedecer?, pregunta el niño.
A veces lo hacen, como el otro día, responde la niña.
¿Pero no podemos hablar, entendernos y dejar de castigar y castigar?, pregunta el niño.
Manda quien tiene más fuerza, y obedece quien tiene menos fuerza o no tiene ninguna, contesta la niña.
¿A qué estáis jugando, niños?, pregunta una vagabunda anciana del barrio.
A ser personas mayores, responde la niña.
¡Ah, pues que tengáis más suerte que yo!, les desea la vagabunda del barrio.

(Hoy, lunes, 16.10.2017)

¿Cuánto tiempo nos queda, aún?, pregunta el niño.
2 horas y 15 minutos, reponde la niña.
¿No nos pegarán?, pregunta el niño.
Espero que no, contesta la niña.
¿Seguro?, insiste el niño.
Nunca se sabe. Depende de la jugada, del movimiento que hagamos, dice la niña, preocupada.
Depende de la jugada, repite el niño, angustiado.

(Más tarde)

¿Ya no nos queda más tiempo?, pregunta el niño.
Dicen que nos dejarán unas horas más, unos días más, hasta el jueves, contesta la niña.